Ortiz recibe con agrado aprobación de ley que exige incluir contenido nutritivo en los menús en la ciudad de NY

Modificación al reglamento de la ciudad de NY está basado en ley propuesta por Ortiz
May 7, 2008
El asambleísta Félix Ortiz (de Brooklyn), patrocinador del proyecto de ley original que exige publicar el contenido de calorías y grasas en los menús, aplaudió la decisión de la Corte de implantar este plan en la ciudad de Nueva York. La modificación en los reglamentos de la ciudad de Nueva York fue basada en el proyecto de ley propuesto por Ortiz, quien planea usar la decisión de la Corte para renovar sus esfuerzos para que esta ley sea aprobada al nivel de estado. Ahora que los restaurantes de cadena en la ciudad de Nueva York les ofrecerán a los consumidores el contenido nutritivo y de calorías de los alimentos que venden, no hay ninguna razón por la cual no se pueda hacer lo mismo para todos los consumidores desde Montauk hasta Búfalo.
Los consumidores quieren que se les provea esta información. Una encuesta realizada recientemente por el Centro de la Ciencia para el Beneficio Público (CSPI) encontró que 78% de los norteamericanos (de solo 67% en el 2003) apoyan la idea de requerirle a los establecimientos de comida ligera y otros restaurantes de cadena que indiquen el contenido de calorías y otros elementos nutritivos en los menús regulares y en los tablones donde anuncian sus menús.
"Hace cinco años, cuando presenté el primer proyecto de ley requiriendo la publicación del contenido nutritivo de los alimentos de restaurantes de cadena, mis opositores dijeron que esto sería imposible o que nadie lo permitiría. Mi proyecto de ley recibió abrumadora oposición. Me agrada ver que ahora hay varias ciudades que han presentado propuestas similares. No solamente la ciudad de Nueva York, sino que San Francisco y Seattle también están impulsando el desarrollo de estas medidas. Otras docenas de ciudades, condados y estados están considerando dichas propuestas. Creo que nuestros esfuerzos resultarán en la implantación de leyes similares en todo el país para el beneficio de los consumidores, y que esto no representará una carga para los restaurantes. Si aunamos nuestros esfuerzos, estoy seguro de que encontraremos una solución", dijo Ortiz.
"Todos nos beneficiaremos de estos esfuerzos, especialmente nuestros niños, quienes están desarrollando diabetes y otros problemas de salud causados por el alto nivel de obesidad. Algunas personas creen que esta generación de niños será la primera en la historia en tener una expectativa de vida más corta que la de sus padres. Todos necesitamos ser parte de la solución o pagáremos las consecuencias", dijo Ortiz.
Ortiz considera que el objetivo de los restaurantes no es contribuir a la obesidad. Sin embargo, la costumbre de consumir más y más de nuestros alimentos en los restaurantes significa que tenemos que tratar este tema en el mercado de restaurantes así como en el hogar. "Los consumidores ya pueden ver en los supermercados el contenido nutritivo de los alimentos que compran para cocinar en el hogar. El contenido nutritivo de las comidas que se compran en los restaurantes también debe estar disponible para que los consumidores puedan tomar decisiones saludables", dijo Ortiz.
"Los esfuerzos del gobierno en la lucha contra el problema de obesidad son criticados por la industria de alimentos, la cual alega que la responsabilidad de escoger los alimentos para comer saludable en el hogar es de los padres. Publicar el contenido nutritivo de los alimentos en los restaurantes permitiría que tanto padres como hijos hagan una mejor selección. Los dueños de los restaurantes que se sienten afectados con estas medidas les preocupa más el impacto que podrían tener sus ganancias, pero también deben de preocuparse por los billones de dólares en costos de Medicaid por complicaciones relacionadas con la obesidad, las cuales aumentan los impuestos y el costo de los seguros médicos de sus empleados. El Comisionado de Salud de la Ciudad de Nueva York considera que esta medida podría prevenir hasta 30,000 casos de diabetes. Espero que los niños y las familias de Nueva York se beneficien de poder tomar decisiones más saludables a la hora de comer afuera", concluyó Ortiz.