Ortiz indignado por la decisión del Gobernador acerca del impuesto sobre los refrescos

Legislación es un paso importante en la lucha contra la obesidad infantil
March 11, 2009
(New York, NY) –El asambleísta Félix Ortiz, (Brooklyn -D 51), está indignado debido a que el gobernador Paterson se ha distanciado de la propuesta de añadir un impuesto a las bebidas endulzadas, impulsado por Ortiz. “Esto es un paso regresivo que pone en riesgo la salud de nuestros niños”, dijo el asambleísta Ortiz. “La decisión del Gobernador es irresponsable y envía el mensaje de que la salud de nuestros niños no es importante”, continuó Ortiz.

El Centro Rudd para Políticas de Alimentos y Obesidad de la Universidad de Yale expidió un reporte resaltando los beneficios que proveería el aumento en estas bebidas. El reporte sugiere que el añadir impuestos a los refrescos enviará un mensaje de salud pública apoyando los programas de nutrición, obesidad y prevención de diabetes.

Los costos relacionados con la obesidad y la diabetes son inmensos y señalan un estilo de vida preocupante en Nueva York. Recientemente, el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York reveló que la mitad de los niños de edad escolar sufren de sobrepeso o son obesos, y la Sociedad del Cáncer estima que los costos médicos relacionados directamente con la obesidad en Nueva York son de aproximadamente $5 billones al año. También se estima que los costos médicos relacionados con la diabetes son de aproximadamente $9 millones en el estado, y los costos indirectos causados por la pérdida de producción totalizan más de $4 billones según la Universidad de Yale. Entre los niños, se predice que uno de cada 3 niños nacidos en el 2000 padecerá de diabetes en su vida. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en los niños de grupos minoritarios la predicción es aún más seria. Entre los niños afroamericanos las probabilidades son de dos en cada cinco y en los niños hispanos las probabilidades aumentan a uno de cada dos niños.

“Por muchos años he trabajado fuertemente en la lucha contra la obesidad. La obesidad entre nuestros niños se ha triplicado desde el 1980 y continúa aumentando. Las enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad, tales como la diabetes, están causando estragos en las vidas de nuestros niños; además de colocar un peso en nuestro sistema de salud. Debemos actuar ahora. Debemos hacer todo lo que este en nuestro poder para combatir la obesidad infantil”, dijo el asambleísta Ortiz. “Debemos frenar el consumo excesivo de comidas y bebidas poco saludables y promover el que nuestras familias escojan una nutrición saludable. La decisión del Gobernador coloca el peso a cuestas de nuestros niños y todos pagáremos el precio en los años venideros”.