Ortiz exige la restauración de fondos para servicios de desórdenes de alimentación

Dañinos recortes presupuestarios eliminan fondos que han ayudado a salvar vidas, creado programas de prevención, y mejorado la ubicación y coordinación de centros de atención.
February 2, 2010
Albany, NY – El asambleísta Félix W. Ortiz (Brooklyn), exigió hoy la restauración de fondos necesarios para servicios de tratamiento de desórdenes de alimentación, que el presupuesto Estatal propone eliminar por completo. El presupuesto ejecutivo eliminaría $1.7 millones en fondos para el tratamiento de desórdenes de alimentación, tildando los fondos como “poco esenciales en la misión principal del Departamento de Salud (DOH)”. Personas con desórdenes de alimentación, sus familiares, defensores y proveedores de servicios de salud se reunieron con el asambleísta Ortiz para rechazar los recortes propuestos.

“Escuchar las historias desgarradoras de mis constituyentes que han luchado contra desórdenes de alimentación y los efectos devastadores que causan en sus vidas y las de sus familias, y conocer las dificultades que han enfrentado para obtener el cuidado apropiado, me incitaron a auspiciar un proyecto de ley que creó los Comprehensive Centers for Eating Disorders”, dijo Ortiz. “Estos programas han salvado vidas, literalmente. Nueva York no puede tomar un paso hacia atrás y perder estos valiosos programas. Es crítico que estos fondos sean restaurados en el presupuesto estatal”, dijo el asambleísta Ortiz.

Los fondos para el tratamiento de desórdenes de alimentación han ayudado a salvar miles de vidas. “No sé si yo aún estaría aquí si no fuera gracias a los servicios proveídos por los Comprehensive Centers for Eating Disorders. De parte de todas las jovencitas que están en mi situación, exijo que el Estado restaure estos fondos necesarios para atender las necesidades de los neoyorquinos que padecen de desórdenes de alimentación”, dijo Alexandra Phillips.

En los Estados Unidos, 10 millones de mujeres y 1 millón de hombres padecen de algún tipo de desorden de alimentación tales como anorexia y bulimia, y miles más luchan contra la necesidad de comer compulsivamente. Aunque la concienciación sobre los desórdenes de alimentación está mejorando, muchas veces el público, los proveedores de servicios de salud y los educadores tienen poco conocimiento de los desórdenes de alimentación, como reconocer sus síntomas y comunicarse con personas que padecen de estas enfermedades.

“Los Comprehensive Centers for Eating Disorders de Nueva York son un modelo nacional que ha mejorado los esfuerzos de prevención y la concienciación sobre los desórdenes de alimentación. La eliminación de fondos que ha sido propuesta es extremadamente desalentadora y envía un mensaje negativo a las personas que padecen de desórdenes de alimentación en Nueva York y en todas partes”, dijo Lynn Grefe, C.E.O de la Asociación Nacional de Desórdenes de Alimentación.

Los desórdenes de alimentación son condiciones complejas con componentes físicos y mentales. A menudo, las personas con desórdenes de alimentación no buscan el cuidado médico apropiado o solamente reciben atención médica cuando la condición se torna de vida o muerte. De todas formas, deberíamos aumentar los fondos debido a que hay demasiadas vidas en riesgo”, dijo Lynn Grefe.

“Los Comprehensive Centers for Eating Disorders han cumplido con atender una necesidad médica que antes no era atendida”, dijo la Dra. Evelyn Attia, Directora de la Unidad de Desórdenes de Alimentación de Weill Cornell Medical College y Columbia University. “Estos programas han mejorado los esfuerzos, los servicios clínicos, la ubicación de centros en el estado al igual que la coordinación de cuidado intensivo. Son exactamente lo que esperamos y necesitamos de nuestro sistema de salud y la pérdida de estos fondos perjudicaría grandemente nuestros esfuerzos para tratar la creciente epidemia de desórdenes de alimentación”, dijo la Dra. Attia.