Asambleísta Ortiz exige monitoreo estricto de perpetradores de violencia doméstica

Ortiz exige que las personas contra quien se haya expedido una orden de protección usen un grillete electrónico (GPS).
March 1, 2010
Nueva York, NY – El asambleísta Félix Ortiz está promoviendo el proyecto de ley, (A.2599), el cual requerirá que cualquier persona contra quien se haya expedido una orden de protección, por razones de violencia doméstica, use un grillete electrónico. El sistema de monitoreo permitirá ubicar a la persona y proveer un medio de protección para las víctimas de violencia doméstica.
Cada 15 segundos ocurre un caso de violencia doméstica en los Estados Unidos, el más frecuente de todos los crímenes cometidos. Este es un asunto serio que afecta a muchas familias en nuestro estado. Según información publicada por la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica, se reportaron más de 50,000 casos de violencia doméstica en el estado de Nueva York en el año 2006, y 28 niños fallecieron a causa de violencia doméstica en sus hogares. Las víctimas de violencia doméstica usualmente solicitan una orden de protección. Sin embargo, un papel que les ordene a los delincuentes mantenerse alejados de las víctimas, no es suficiente. Cada año, las víctimas son acosadas o asesinadas por personas contra quienes se han expedido órdenes de protección.
En el 2007, Erika Delia, una joven que vivía en Babylon, fue asesinada por su ex-novio. Recientemente, Qian Wu, una mujer china, que vivía en Flushing, Queens, fue brutalmente asesinada por Huang Chen. En ambos casos, se habían expedido órdenes de protecciones contra los atacantes. La tecnología actual permite que los sistemas de monitoreo electrónico sean más efectivos para supervisar el paradero de los ofensores. “Quiero fortalecer las leyes para que casos como estos no sigan ocurriendo, y mi proyecto de ley podría lograrlo”, dijo Ortiz.
Ortiz también dijo: “Mi proyecto de ley no solamente salvaría vidas, sino que también le ahorraría dinero a nuestro estado”. Según las estadísticas del Departamento de Justicia de los Estados Unidos para el año 2006, el costo de violencia entre compañeros íntimos excede los $5.8 mil millones cada año, $4.1 mil millones en costos directos para servicios médicos y de salud mental, y aproximadamente $1.8 mil millones en costos indirectos en pérdida de salarios. “No podemos reducir estos costos simplemente evitando los actos de violencia. Mi proyecto de ley no solamente reduciría costos sino que también crearía un ambiente más seguro para las familias y hogares en nuestro estado”, dijo Ortiz.