Ortiz aplaude aprobación en la Asamblea de extensión de la Ley Kendra

El asambleísta Félix Ortiz elogia la extensión de la Ley Kendra hasta el 30 de junio de 2015
June 3, 2010
Albany – El asambleísta de Brooklyn Félix W. Ortiz, Presidente del Comité de Salud Mental de la Asamblea del Estado de Nueva York ha elogiado la aprobación de la extensión de la Ley Kendra tras ser aprobada por voto unánime en la cámara de la Asamblea del Estado de Nueva York la tarde del martes. Originalmente, la Ley Kendra (A.10790) expiraría el 30 de junio de 2010, pero Ortiz y la Asamblea del Estado de Nueva York presentaron una extensión de 5 años que los pone un paso más cerca de su logro.

La Ley Kendra crea un procedimiento legal en el Tratamiento Ambulatorio Supervisado (AOT) ordenado por la corte, para asegurar que personas con enfermedades mentales y un historial de hospitalizaciones u otros problemas participen en los programas de la comunidad que les ofrecen los servicios adecuados. La Ley también establece un procedimiento para obtener órdenes judiciales para que ciertas personas con enfermedades mentales reciban y acepten tratamiento ambulatorio. En el 2009 un estudio independiente realizado por Duke University, la Fundación Macarthur y PARA concluyó que el programa de AOT del Estado de Nueva York había mejorado la condición de los pacientes, aparentemente sin consecuencias negativas. Sin embargo, el reporte también encontró que los resultados y usos del AOT varían sustancialmente a través del estado. Este reporte también concluyó que existe la necesidad de hacer otros estudios.

Un aspecto importante de la legislación presentada por el Asambleísta es el hecho de que extiende la Ley Kendra por cinco años más. Este periodo de tiempo permitirá que el estado estudie más a fondo los efectos de la Ley Kendra en nuestras comunidades que tienen pacientes con enfermedades mentales. El Tratamiento Ambulatorio Supervisado es un programa bueno para el estado de Nueva York; sin embargo, no está libre de problemas. El AOT debe continuar por los próximos cinco años para que podamos continuar estudiándolo y mejorándolo.

Ortiz dijo, “Forzar a las personas a recibir tratamiento siempre debe ser el último recurso. Al extender esta ley y no hacerla permanente, la Legislatura puede asegurar que Nueva York continué aumentando y evaluando el uso de medidas voluntarias para fortalecer y mejorar los servicios de cuidado mental facilitados en la comunidad-algo que es muy importante y más preferido que los tratamientos involuntarios”.