El asambleísta Félix Ortiz apoya al presidente Obama en la Ley Nacional de Reformas de Salud

January 18, 2011
(Albany) – El asambleísta Félix Ortiz (D-51), presidente de la Comisión Especial sobre Asuntos Puertorriqueños e Hispanos de la Asamblea del Estado de Nueva York, expresó hoy su fuerte apoyo al presidente Obama y nuestra Ley Nacional de Reformas de Salud.

“Mañana, miércoles 19 de enero, la nueva Cámara de Representantes de los Estados Unidos, que aún no ha sido puesta a prueba, votará para revocar la Ley Nacional de Servicios Médicos Asequibles. Esta acción irracional, que argumenta le ahorrará dinero a nuestros ciudadanos, en realidad llevará a nuestro país en la dirección económica equivocada y negará cobertura de servicios médicos a más de 25 millones de estadounidenses”, dijo Ortiz.

“En pocas palabras, la revocación de la Ley Nacional de Servicios Médicos Asequibles hará inaccesible los servicios preventivos en momentos donde más se necesitan y cuando son lo más lógico para la economía de nuestro país. Debemos proveer los medios que le permitan a las personas tener acceso a servicios preventivos que detengan los costos explosivos de atender a las personas en situaciones de emergencia”, dijo Ortiz.

Sin la Ley de Servicios Médicos Asequibles, aproximadamente 78,000 jóvenes perderán cobertura médica a través de los planes de salud de sus padres. Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, aproximadamente 750,000 jóvenes neoyorquinos perderán sus beneficios. Una encuesta nacional reciente también demostró que 36 por ciento de los estadounidenses que trataron de comprar seguro médico directamente de una compañía de seguros fueron rechazados, se les cobró más dinero, o tenían problemas de salud específicos que no fueron cubiertos. Medicare ya no pagará revisiones médicas anuales, por lo tanto, aproximadamente 2.9 millones de personas de edad avanzada en el estado de Nueva York tendrán que pagar dinero extra en sus citas médicas regulares, si quieren mantenerse saludables.

“El presidente Obama tiene la razón en su visión de aprobar un sistema de servicios médicos para todos. Para muchas personas de clase media y trabajadora, los servicios de salud apropiados y necesarios han estado fuera de su alcance y reservados para la clase privilegiada. La gente y su salud deben ser nuestra prioridad y no las compañías de seguros y sus márgenes de ganancias”, concluyó Ortiz.