Se le pide al gobernador que lidie con la epidemia de salud infantil

Asambleísta y activistas piden al Gobernador aprobar ley que crearía Programa de Prevención de Obesidad
September 24, 2003
(New York, NY) - El asambleísta Félix Ortiz, (Brooklyn), presidente de Comisión de Trabajo sobre Política de Alimentos, Fincas y Nutrición, se unió a activistas en la ciudad de NY hoy para pedirle al gobernador Pataki que apruebe la legislación de Ortiz, A.2800-A/S.2045-A, para crear un programa estatal de prevención de obesidad para reducir sus mortales consecuencias en el futuro tales como diabetes, enfermedades del corazón y cáncer. El proyecto de ley fue aprobado por unanimidad en ambas Cámaras de la Legislatura durante el mes de junio y fue enviado al Gobernador el pasado jueves para su consideración.

El verano pasado el Director de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) señaló, "La epidemia de obesidad es la amenaza principal a la salud en los Estados Unidos. Tiene todas las características de una epidemia masiva. Veremos aumentos sin precedente en enfermedades crónicas si no controlamos esta epidemia ahora".

El Departamento de Salud de la Ciudad de NY encontró que casi la mitad de los niños en escuela elemental están sobrepeso. Cada año, casi 300,000 muertes en la nación están vinculadas con la obesidad, acercándose a las 400,000 muertes anuales causadas por el tabaco. Más de un millón y medio de los neoyorquinos padece de diabetes, y los ataques al corazón son la causa principal de muertes entre las mujeres neoyorquinas. Uno de cada tres niños nacidos en los EE.UU. durante el año 2000 padecerá de diabetes, y casi la mitad de los niños negros e hispanos están propensos a desarrollar la enfermedad. La Sociedad del Cáncer estima que el costo directo de la obesidad en Nueva York es de $4.7 billones anuales y 55% de las personas que reciben Medicaid exceden un peso normal.

Según Ortiz, "Cualquiera que lee los resultados de estas investigaciones entiende por qué trato que el gobierno y el público presten atención a la amenaza más costosa que confronta la salud pública en este país. Estos son asuntos de salud serios que no podemos ignorar, no sólo por el sufrimiento de los niños sino por la carga que representan para nuestro sistema del cuidado de salud, nuestras escuelas y nuestra futura fuerza laboral. La obesidad y la diabetes son problemas muy difíciles y persistentes entre nuestros adultos, y por eso es que el Estado necesita dirigir los recursos para prevenirlos durante la niñez. Esta es la razón por la cual el Gobernador debe aprobar este proyecto de ley".

El proyecto de ley de Ortiz establecería un programa en el Departamento de Salud del Estado de Nueva York para: desarrollar programas en los medios de comunicación, en las escuelas y en la comunidad para mejorar la nutrición y aumentar la actividad física; coordinar estrategias en la gobernación de los programas de nutrición y recreación; auspiciar conferencias sobre cómo solucionar el problema de obesidad infantil; proveer adiestramiento a los profesionales de salud y rastrear la persistencia del problema en el Estado.

Ortiz celebró seis vistas públicas en todo el estado, donde escuchó testimonios de un sinnúmero de expertos quienes indicaron que el incremento de la obesidad está ligado al aumento en el consumo de meriendas poco nutritivas, bebidas gaseosas y comidas rápidas, y al aumento de actividades sedentarias como mirar la TV y jugar juegos de video, tanto como a la reducción de oportunidades para hacer ejercicios y actividades físicas. En respuesta, los expertos han propuesto cambios al nivel local, estatal y nacional para las escuelas, programas de nutrición, programas de salud y educación, programas de actividad física, y en los anuncios y etiquetas que se ponen en los alimentos. Ortiz respondió presentando su legislación.

"Tenemos que actuar ahora para evitar una catástrofe que abrumaría nuestro sistema y recursos para el cuidado de la salud en los años que se aproximan. La verdadera tragedia es que la mayoría de los problemas relacionados con la nutrición son prevenibles y les debemos a nuestros niños la oportunidad para convertirse en adultos saludables y productivos. Por eso le escribí al Gobernador lo siguiente "…su aprobación a esta ley dejará un legado para el futuro de la salud y el bienestar de los niños del estado de Nueva York y sus familias. Nueva York puede convertirse en el líder al solucionar este problema ahora y recibir las recompensas que brindarían el tener ciudadanos más saludables y productivos que no le añadirían más a un sistema de salud que ya está fuera de control y cuyos costos por seguro médico son exorbitantes", concluyó Ortiz.