Ortiz pide exámenes de diabetes para el 'regreso a la escuela'

Legislación requerirá que los exámenes físicos para la escuela incluyan pruebas de diabetes
October 9, 2003
(Nueva York, NY) - El asambleísta Félix Ortiz (D-Brooklyn) fue acompañado por representantes de la Asociación Americana de Diabetes y la Asociación del Estado de Nueva York de Diabetes para apoyar su nuevo proyecto de ley, A. 9176, que requerirá pruebas de diabetes cuando los niños se hagan el examen físico para la escuela. Las tasas de diabetes en el estado de Nueva York aumentaron por más de 50% del 1994 al 2002. La mayoría de este aumento se refleja en la forma de diabetes Tipo 2, que está relacionada con la obesidad y el estilo de vida. Esta forma de diabetes se conocía como el inicio de diabetes de adultos. En los pasados diez años, la comunidad médica ha notado un marcado aumento en la diabetes Tipo 2 entre niños y adolescentes al convertirse la obesidad infantil en una epidemia.

A principios de este verano un investigador de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) anunció que uno de cada tres niños nacidos en los EE.UU. durante el año 2000 padecerá de diabetes, a menos que comiencen a comer menos y a hacer más ejercicios. Las probabilidades son peores para los niños afroamericanos e hispanos, debido a que casi la mitad de ellos están propensos a desarrollar la enfermedad. El estudio encontró que 53 por ciento de las niñas y 45 por ciento de los niños hispanos saludables entre 2 a 3 años de edad son más propensos a desarrollar diabetes. Casi 49 por ciento de las niñas y 40 por ciento de niños afroamericanos, y 31 por ciento de las niñas y 27 por ciento de los niños anglosajones están en riesgo. Según el estimado actual de la Asociación Americana de la Diabetes el riesgo de contraer la enfermedad durante toda la vida se ha triplicado. Los expertos creen que estas tasas podrían abrumar el sistema del cuidado de la salud durante los próximos cincuenta años. El CDC pide más pruebas.

Según Ortiz, "Debemos responder al problema de obesidad pero al mismo tiempo debemos mantener el historial de sus serias consecuencias como la diabetes. Las tasas de diabetes deberían hacer que todos prestemos más atención a la amenaza más costosa que confronta la salud pública en este país. Cuando los niños se hagan el examen físico requerido por la escuela, su médico o el médico de la escuela deberían hacerles la prueba de diabetes. El costo de los exámenes para la diabetes es muy bajo comparado con los billones que costarían las hospitalizaciones y las visitas médicas en 20 años cuando estos niños sean adultos. Podemos usar los exámenes de diabetes como parte de nuestros esfuerzos de prevención".

Bajo las leyes escolares actuales los exámenes físicos son requeridos para los niños que ingresan al primer, tercer, séptimo y décimo grado. Estos exámenes deben ser hechos por el médico que atiende al niño o provistos por la escuela. La propuesta de Ortiz requerirá que el médico ordene un análisis para determinar el riesgo de desarrollar diabetes y, si el niño está en alto riesgo, entonces se le harían más pruebas.

El asambleísta Ortiz auspició un proyecto de ley aprobado la semana pasada para crear un Programa Estatal para la Prevención de Obesidad Infantil y proyectos para: requerir la información sobre calorías, grasas, carbohidratos y sodio en los menús de los restaurantes; ampliando las restricciones existentes en las escuelas sobre las meriendas poco nutritivas y evitar que las máquinas tragamonedas estén disponibles todo el día para vender bebidas gaseosas y dulces, además de requerir que éstas también vendan artículos nutritivos; requerir cubierta médica para Terapia Médica sobre Nutrición; y aumentar la calidad y cantidad de la educación física en las escuelas; y recaudar fondos para prevenir la obesidad a través de un pequeño sobrecargo en ciertos alimentos, juegos de video y otros entretenimientos, y en anuncios de televisión dirigidos a los niños.

"Los expertos nos dicen que los niños menores de 10 años de edad, y a veces hasta los de edad preescolar, están desarrollando silenciosamente síntomas prematuros de enfermedades del corazón y diabetes debido a la epidemia de obesidad infantil. Cuando una persona es diabética corre mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, ataques cerebrales, ceguera, enfermedades del riñón y otras complicaciones costosas. Necesitamos prevenir y reducir la obesidad y hacer exámenes de diabetes a temprana edad para evitar una catástrofe que abrumaría nuestro sistema y recursos para el cuidado de la salud en los años que se aproximan. La verdadera tragedia es que la mayoría de estos problemas de salud son prevenibles y le debemos a nuestros niños la oportunidad para convertirse en adultos saludables y productivos", concluyó Ortiz.