Oficina de Distrito

404 55th Street
Brooklyn, NY 11220
(718) 492-6334

La Asamblea

Room 542
Legislative Office Bldg.
Albany, NY 12248
(518) 455-3821





Ortiz quiere asegurar que todo conductor tenga licencia y esté sobrio


El asambleísta Félix W. Ortiz (D-51) autor de la primera ley que prohíbe el uso de teléfonos celulares al conducir vehículos de motor ejerce presión para aprobar otras iniciativas que mejoren la seguridad en las carreteras de Nueva York. Ortiz presentó legislación para atacar la propagación de muertes sin sentido provocadas por conductores sin licencia o intoxicados en las carreteras de nuestro estado. La legislación varía desde establecer un programa estatal que requiera un mecanismo de bloqueo en la ignición (A.3054, A.10498 y A.10499) hasta reducir de .08 a .06 el nivel de contenido de alcohol en el torrente sanguíneo para hacer un arresto (A.8620).

"Un sinnúmero de vidas están siendo tomadas violentamente y antes de tiempo en las calles de nuestra nación por conductores que son indiferentes al dolor que causan a las familias y comunidades de sus víctimas. Estos individuos se sientan detrás del volante, intoxicados o sin licencia, arriesgando la vida de todos en su paso cuando desmiembran o matan a alguien en el proceso, frecuentemente sólo reciben un simple regaño", señaló Ortiz.

El asambleísta Ortiz lucha para que se le aumente la condena a aquellos que causan lesiones o matan a alguien mientras conducen bajo la influencia de alcohol o sin licencia. Ortiz logrará esto con los fuertes y abarcadores proyectos de ley (A.5686, A.8663) dirigidos a eliminar las lagunas jurídicas, establecer sentencias mínimas y proveerle a los fiscales nuevas herramientas para mantener a los conductores ebrios fuera de las carreteras. Otra legislación recién presentada por Ortiz creará leyes para aumentar las condenas a aquellos conductores sin licencia que causen lesiones o muerte independientemente de su culpabilidad en el accidente.

"Estos individuos están cometiendo un crimen potencialmente violento en el momento en que se sientan detrás del volante sin tener licencia o después de haber consumido alcohol. Su decisión de conducir es una decisión de poner en riesgo la vida de los que se cruzan en su camino incluyendo la de sus propios pasajeros. Debemos hacer todo lo posible para asegurar que nuestras carreteras sean seguras y que aquellos que deciden arriesgar las vidas inocentes sean procesados al límite máximo permitido por ley", continuó Ortiz.



Atrás