Innovadora "Carta de Derechos" para trabajadores domésticos presentada en la Asamblea del estado

Wright dice, "Esta ley busca ponerle fin a los cientos de años de condiciones de esclavitud de 250,000 mujeres en la industria de servicios domésticos"
February 27, 2005
Albany, Nueva York- El domingo 27 de febrero del 2005 en una conferencia de prensa celebrada en las escalinatas de la Alcaldía, el asambleísta Wright (del Distrito 70 - área Central y Oeste de Harlem) y los Trabajadores de Servicios Domésticos Unidos anunciaron el primer paso hacia una iniciativa a nivel estatal para sacar a las fuerzas trabajadoras de las sombras de la esclavitud. El asambleísta Keith Wright volvió a presentar una propuesta innovadora que iniciaría la "Carta de Derechos de los Trabajadores de Servicios Domésticos" que rendirá cuentas a generaciones que han trabajado bajo condiciones de esclavitud enfrentadas por aproximadamente 250,000 mujeres que trabajan en esta industria en todo el estado, según establecido en el proyecto de ley A.2804.

La propuesta surgió de una convención de casi 300 trabajadores de servicios domésticos de todo el estado de Nueva York organizada por Trabajadores Domésticos Unidos (DWU, por sus siglas en inglés), un grupo de trabajadores y organizaciones de trabajadores domésticos que luchan para aumentar el nivel de respeto y el reconocimiento de la fuerza trabajadora en general.

La "Carta de Derechos" trata la histórica exclusión de las protecciones laborales del estado a la que han sido sujetos los trabajadores domésticos, y que han resultado en abusos no verificados y de explotación en el lugar de trabajo. También trata los retos enfrentados por los trabajadores domésticos atendiendo el simple hecho de negociar las condiciones de trabajo con sus patronos. La propuesta nivela el campo de juego al hacer obligatorio el pago de días feriados, vacaciones y días por enfermedad entre otras disposiciones.

"Algunos patronos sienten que como el lugar de trabajo es en su hogar pueden establecer sus propias reglas, pero un lugar de trabajo es un lugar de trabajo", dijo Carolyn Hermogenes, ex-niñera y defensora de DWU. "Con la Carta de Derechos, los patronos reconocerán que estamos protegidos por verdaderas leyes y que no somos sus criados", expresó Hermogenes.

Yolande Lewis, un ama de llaves antillana y miembro de DWU, cree que el cambio se necesitaba desde hace mucho, "Yo me he desempeñado como trabajadora doméstica en Long Island por quince años. Lo único que deseo es que todos los que han trabajado como yo, y que hemos pasado nuestras vidas cuidando de otros, seamos tratados como verdaderos trabajadores. Simple y básicamente ser respetados, eso es todo".

La propuesta ha recibido el apoyo de un sinnúmero de organizaciones e instituciones como la AFL-CIO del Estado de Nueva York, la Coalición de Inmigración de Nueva York al igual que de otros 27 grupos activistas. "Este racismo no expresado llegará a su fin, y con esta ley aseguramos que todos los trabajadores de cualquier nivel reciban las mismas protecciones. Este es sólo un paso hacia un Nueva York más equitativo y próspero", dijo Wright.