Ramos apoya legislación para responsabilizar a la LIPA

January 24, 2012
El asambleísta Phil Ramos (D-Central Islip) anunció que la semana pasada la Asamblea aprobó la Ley de Control y Responsabilidad de la Autoridad de Energía de Long Island (A.8957). Esta legislación, auspiciada por Ramos, combatirá los gastos fuera de control y las prácticas de negocio cuestionables de la Autoridad de Energía de Long Island (LIPA) al requerir que ésta se someta a auditorías extensas y operacionales.

“Por demasiado tiempo se ha permitido que la LIPA aumente sus tarifas sin la aportación del público y que opere sin que se examine extensamente cómo determina sus tarifas”, dijo Ramos. “Hoy empezamos a descubrir el trabajo de la LIPA y a esclarecer su proceso de toma de decisiones”.

En el pasado, el asambleísta Ramos ha luchado en contra de los aumentos de tarifa de la LIPA. El año pasado auspició legislación para cerrar la laguna jurídica usada por la LIPA para aumentar las tarifas por más de 2.5 por ciento durante un período de 12 meses. (A.3614).

Durante los últimos 10 años, las tarifas de la LIPA han aumentado por más de 34 por ciento. Esta legislación protegería a los consumidores y mejoraría el servicio asegurando que los consumidores de Long Island paguen las tarifas más económicas posibles de acuerdo con los estándares estipulados por el estado. Estas auditorías, que empezarían inmediatamente y se repetirían por lo menos cada cinco años, maximizarían la eficacia organizacional en un esfuerzo por restaurar la confianza del público en la LIPA.

En años recientes, la LIPA ha sido criticada por estar aplicando sobrecargos y colectas por cientos de millones de dólares en las facturas de electricidad. Los controles determinados por esta legislación serían realizados por el Departamento de Servicio Público y se enfocarían en costos operacionales anuales, eficiencia y obligaciones del servicio de deudas. Esta legislación también requeriría que el auditor auspicie vistas públicas para permitir que los consumidores presenten querellas sobre el servicio o las facturas de energía a la División de Protección del Consumidor del estado.

“Responsabilizar a la LIPA por sus acciones es un buen primer paso, el próximo será exigirle que provea el servicio de calidad que las familias de Suffolk se merecen a un precio razonable”, concluyó Ramos.