El asambleísta Ramos reintroduce legislación para restaurar $42 millones en ayuda de construcción para el USFD de Central Islip

February 6, 2012
El asambleísta Phil Ramos (D-Central Islip) anunció que ha vuelto a presentar legislación que permita al distrito escolar de Central Islip (UFSD) recuperar casi $42 millones en ayuda económica del estado. Los fondos fueron asociados con previos proyectos de mejoras capitales y fueron negados por el Departamento de Educación del Estado de Nueva York (NYSDOE) debido a un descuido administrativo por parte del distrito escolar (A.9043).

“Central Islip es un distrito escolar con muchas necesidades y sus edificios deben ser reparados con urgencia”, dijo el asambleísta Ramos. “Nuestros estudiantes están siendo castigados injustamente obligándolos a aprender bajo condiciones inseguras debido a un simple error humano. Una de mis prioridades principales este año es asegurar que esos $42 millones sean restaurados al distrito escolar de Central Islip”.

En el 2000, este distrito escolar de Central Islip emprendió varios proyectos de mejoras capitales con la ayuda del Departamento de Educación del Estado en un esfuerzo por ampliar los salones de clase y agrandar o alterar los edificios escolares. En junio del 2006, el distrito escolar debió haber sometido los informes del costo final de los proyectos pero, debido a transiciones en la oficina durante ese tiempo, los informes fueron relegados equivocadamente y no fueron sometidos. Cuando se descubrió el error y se sometieron los reportes, el Departamento de Educación negó rembolsar los costos incurridos en los proyectos y exigió que el distrito escolar pagara cualquier dinero recibido para esos proyectos.

“La situación del USFD de Central Islip es inaceptable”, dijo el asambleísta Ramos. “Además de que los salones tienen demasiados estudiantes –algunos con hasta más de 40 estudiantes– las estructuras de nuestras escuelas no han sido actualizadas y resultan inseguras y peligrosas para nuestros estudiantes, maestros y administradores que las utilizan diariamente. Para que nuestros estudiantes puedan recibir la educación de calidad que se merecen, nuestros planteles escolares deben ser renovados, ampliados y reparados para que sean seguros y confiables”.

La legislación de Ramos exigiría que el Departamento de Educación del Estado de Nueva York considere los informes como sometidos a tiempo, reconociendo que un simple error humano no debería impedir que estos fondos tan necesarios estén disponibles para los estudiantes del USFD de Central Islip.